Justo Sierra

Justo Sierra

1848

Justo Sierra (Campeche, 1848-Madrid, 1912) es un personaje esencial en el México del siglo XIX. Novel partidario del liberalismo, se enfrentó desde el Congreso al sistema porfirista y, más tarde, en un cambio paulatino de principios, defendió a gobierno en turno con su concepto de “dictadura ilustrada”, llegando a ser uno de sus princiáles ideólogos. Consagró sus mejores esfuerzos a la fundación de la educación pública mexicana: dio a la primaria su carácter de obligatoria, reorganizó la enseñanza por niveles definidos y programados, y promovió el laicismo. Presidió, desde 1881, el proyecto de fundar la Universidad Nacional de México, que se concretó hasta 1910. Fue ministro de la Suprema Corte de Justicia, subsecretario de Justicia e Instrucción Pública y ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes. Años más tarde, Francisco I. Madero lo nombró ministro plenipotenciario en España, donde murió.

    Justo Sierra destaca principalmente por sus libros sobre educación e historia y por las antologías poéticas que hizo y en las que participó. Pero se le conoce poco como periodista y menos aun por sus artículos y ensayos, publicados en los principales periódicos. Como reflejo de la agitada vida crítica del México de entonces, éstos van que de la literatura a temas cotidianos; de la crítica histórica a la prosa poética; de las discusiones polémicas con otras figuras de su tiempo al ensayo histórico, indigenista o social. Colaboró en El Monitor Republicano, El Renacimiento, El Domingo, El Siglo XIX, La Tribuna, La Libertad, El Federalista. En este volumen, se encuentran los perfiles más singulares y la prosa más ensayística del Maestro de América; vemos su otra faceta: lector curioso, polemista, francófilo mexicano que juzga la historia de Francia y la de su propio país con la misma severidad.

Libros

La hija del judío. Tomo II

1908

La hija del judío. Tomo I

1908

Un año en el Hospital de S. Lázaro. Tomo II

Un año en el Hospital de S. Lázaro. Tomo I

1905

Ensayos y artículos escogidos